Monuca

Monuca

La monuca es un animal legendario de la mitología cántabra.[1]

Nace cada once años en la primavera del cruce del gatu montés y de la rámila con los cuales guarda gran parecido. Ciega y sin colores al nacer, su alumbramiento tiene lugar en una cueva. Tras ello vaga a tientas por el monte hasta cobrar la visión, momento en que regresa a su cubil para matar a su madre a la que chupa la sangre y arranca los ojos. Desde ese momento se refugia cerca de los ríos hasta adquirir su peculiar colorido; su cabeza es blanca como la lana de las ovejas, mientras su cuerpo es rojo, azul y negro con una cola morada.[1]

Se alimenta en los prados de saltamontes y tórtolas que caza, asi como de la sangre que chupa a corderos y niños. Cuando cumple cinco años su tamaño le impide correr o subirse a los árboles por lo que acaba siendo cazada por el gato montés que, vengando la muerte de la rámila, la deja ciega a su suerte. Así la monuca acaba sus días despeñada o cazada por un animal salvaje.[1]

Las monucas quieren a los hombres, así el hombre que coge una y la lleva a su casa tiene suerte para toda la vida. Sin embargo, aborrecen a las mujeres, a quienes araña la cara e intenta sacar los ojos, como hiciera con su madre, antes de escapar.[1]

Véase también

Notas

No confundir con la monuca galana o bonuca, nombres, entre otros, con los que se conoce en Cantabria a la comadreja.[2]

Referencias

  1. a b c d Llano Merino, Manuel (1982) (en cántabro y español). Mitos y leyendas de Cantabria (1ª edición). Santander: Ed. Lázaro Sáinz. pp. 138-140. ISBN 84-300-6497-4. 
  2. Alfredo Hernández Rodríguez y Paco Samblás. «barbastella» (en español). Consultado el 20-01-2010.

Wikimedia foundation. 2010.

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”