Missa Solemnis

Missa Solemnis
Ludwig van Beethoven.

La Missa solemnis (latín: Misa Solemne) compuesta por Ludwig van Beethoven en 1818, es una de sus obras más famosas, compuesta por encargo de su alumno, el Archiduque Rudolf de Austria, nombrado en esa época arzobispo de Olomouc.

Se considera a esta obra, que vendría a ser su Op.123 como uno de los logros más importantes del compositor en todos los aspectos, y en todas las filas de la Música Sacra. Beethoven la llamó "su trabajo más acertado", y aunque su renombre no lo hace muy cercano a muchas de sus sinfonías y Sonatas, La Missa Solemnis representa a Beethoven en lo más alto de su punto de fuerza en todo su trabajo. Se refiere a su segunda Misa después de la Misa en Do Mayor (Op.86), considerada menos conocida y/o menos importante (aunque algunos reconocidos críticos consideran que el Gloria de la Misa en Do Mayor sobresale de las demás piezas de esta obra, y puede ser igualada con el Gloria de la Missa Solemnis).

Historia de la Obra

Borges solía decir que la blasfemia y la herejía solo se presentan en los pueblos verdaderamente devotos. Igualmente podríamos afirmar que el dilema religioso de Beethoven refleja la preocupación de un verdadero, aunque no ortodoxo, creyente. Educado en la fe católica, nunca fue asiduo asistente de ningún templo. Su cristianismo se encuentra impregnado de masonería y deismo. Conocía las publicaciones periódicas del orientalista Joseph von Hammer-Purgstall, y se han encontrado traducciones y adaptaciones parciales de los Upanishads y del Bhagavad Gita entre sus manuscritos.

A este contexto religioso súmese el que Beethoven haya comenzado a componer su Missa Solemnis a los 48 años (1818), cuando su sordera era casi total y su soledad cada vez más grande, y que sea contemporánea con la Hammerklavier sonata, la 9na sinfonía y las últimas tres sonatas para piano. Como ha dicho Bruno Walter, es una época de excepcional gravedad, en la que el compositor alemán se ve absorbido en las profundidades, así como en los abismos de su propio ser. Por eso no es de extrañar que su Missa Solemnis sea una de las obras con mayor urgencia, donde, como el mismo compositor quería, la música deja de ser absoluta y se convierte en un vehículo para expresar cualidades y preocupaciones humanas. Y esas preocupaciones , en el caso del Beethoven de esos años, tienen que ver con al conciencia que cualquier ser tiene del dolor en el mundo y su contraposición -irreconciliable- con la idea cristiana de Dios como amor perfecto.

La producción de música sacra de Beethoven no es muy extensa, siendo sus obras más recordadas el oratorio Christus am Ölberge (1803) y la Misa en do mayor (1807) comisionada por el príncipe Esterházy. Está última es la primera obra simultáneamente sinfónica y coral del compositor alemán, estilo que encontrará su culminación en la 9na sinfonía y en la Missa Solemnis. Recordemos que sinfónico coral nunca quiere decir operístico en Beethoven, quien sentía desprecio por el curso que la música sacra había tomado en sus tiempos y consideraba que sólo la música de los viejos maestros (Palestrina, Bach, Haendel) podía expresar un sentimiento religioso honesto. Sin embargo no era imitando a dichos maestros, ni recurriendo a sus dos obras sacras previas, como Beethoven resolvería la composición de una misa pensada para la investidura como arzobispo de Olmütz del archiduque Rodolfo -hijo del emperador Leopoldo II y alumno excepcionalmente aplicado de Beethoven en composición y piano. Originalmente a estrenarse el 9 de marzo de 1820 la Missa no cumpliría este destino pues no sería terminada a tiempo.

Beethoven pretendía crear un estilo moderno y verdaderamente religioso, y su enorme genio le permitió triunfar en dicha empresa. Componiendo la parte coral en un estilo comparable al de Händel o Palestrina, la hizo acompañar por una escritura sinfónica que se vuelve un verdadero vehículo para los textos latinos, y no un mero soporte armónico. Por otra parte la reflexión sobre lo sagrado que Beethoven logra en está obra excede por mucho los límites de un credo particular, volviéndola mucho más adecuada para la sala de concierto que para la iglesia. Esto resulta evidente, por ejemplo, a partir de la enorme tensión a lo largo de toda la obra. Los problemas que el texto canónico de la misa presentan -la relación del hombre con Dios, la presencia de lo divino- ya no son considerados como problemas desde el interior de la fe. Son temas que se tratan con una certeza dogmática, y la música eclesiástica debe reflejar esas certezas.

Ahora, hablando de la Missa Solemnis, ¿puede usted, amable lector, imaginar el inicio del Gloria en una iglesia?. Mucho se ha repetido que Ludwig alaba al Señor con demasiada violencia, y cómo no, si toda la orquesta está marcada con un triple fortísimo al inicio del Gloria. Más adelante tiene un Presto, que Bruno Walter señalaba como la única aparición de este tempo en una misa. Y el Credo, según ha señalado Hermann Deiters, hace un uso muy poco eclesiástico de la tensión en esas interminables pausas después de cada et, antes de anunciar finalmente: Homo factus est. Si en el Gloria habla el hombre inspirado y en el Credo habla el profeta (Bruno Walter dixit), entonces ¿quién habla en el Sanctus y en el Benedictus? Siguiendo la poesía de Isaías -muy querida por Beethoven- tendríamos que admitir que ya es lo sagrado aquello que se muestra en ambas secciones de la misa, conteniendo ambas dos de los adagios más bellos jamás escritos por Beethoven. Y finalmente llegamos al Agnus Dei, uno de los fragmentos musicales sobre el que más se ha escrito. Beethoven refleja aquí con mayor intensidad sus incertidumbres, su crisis espiritual. El Miserere nobis es la súplica de ayuda y perdón que el creyente hace a su Dios. Quien hace una súplica seguramente confía en la posibilidad de que se conceda su deseo. Pues bien, en el Miserere del compositor alemán no hay grandes esperanzas, sino más bien un profundo lamento sin esperanza (Beethoven incluso señaló en la partitura que el Agnus Dei, qui tollis peccata mundi debía cantarse “nerviosamente”). Citando por última vez a B. Walter: “Dios es amor, pero el mundo es malvado y lleno de dolor: ese es el pensamiento último de la Missa Solemnis“. Definitivamente la visión de Beethoven no es edificante, no crea seguridades y mucho menos expectativas de felicidad. Pero a fin de cuentas ¿quién, que haya visto el mundo con lo ojos bien abiertos, lo ha visto de otra manera?.

Detalles

La Missa solemnis provocó no pocos problemas a Beethoven. La obra fue estrenada parcialmente junto con la Novena sinfonía. La Versión Definitiva sólo sería conocida por completo después de su muerte.

Esta obra no es muy interpretada en directo ya que su dificultad para los cantantes del coro es extrema. Algunos críticos pensaron que esta partitura pone de manifiesto que Beethoven no sabía componer para coro, ya que en esta obra extremaba los registros y lo esforzaba en exceso hasta el punto de la extenuación, al punto de que algunos críticos de la época afirmaron que la Misa exhibía sonidos 'herejes' y no aptos para una Misa. Otros piensan que por el contrario incluso la capacidad de la voz humana ponía límites al talento creativo de este genio. Esta obra fue estrenada parcialmente el día del estreno de la 9ª sinfonía, y, parece estar, de forma completa en 1830. Los derechos de la obra fueron adquiridos por 600 florines, y años después casi 200 editores solicitaron copias de la misma por 50 ducados cada una.

Por el contrario, críticos modernos afirman que la Missa Solemnis lleva todo el peso de su nombre, ya que se la considera una obra verdaderamente 'Solemne', se ha llegado a considerar que esta obra es la mejor Misa jamás creada, alcanzando actitudes que no se usaron nunca antes en una Misa, y abrazando sonidos que son realmente celestiales, potentes y sacratísimos.

Estructura

La Missa Solemnis de Beethoven está compuesta por cinco piezas, de las cuales cabe resaltar la potencia y adrenalina del Gloria, considerada la mejor de toda esta Obra, todas las piezas fueron escritas en Latín, excepto el Kyrie, que está en Griego.

KYRIE
Kyrie Eleison
Christe Eleison

|

Señor ten Piedad
Cristo ten Piedad
GLORIA
Gloria in excelsis Deo
et in terra pax hominibus bonae voluntatis.
Laudamus te
Benedicimus te
Adoramus te
Glorificamus te
Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam
Domine Deus, Rex caelestis, Deus Pater omnipotens
Domine Filli unigenite, Iesu Christe
Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris
Qui tollis peccata mundi, miserere nobis
Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram
Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis
Quoniam tu solus sanctus
Tu solus Dominus
Tu solus Altissimus, Iesu Christe
Cum Sancto Spiritu in Gloria Dei Patris. Amen

|

Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.
Te alabamos
Te bendecimos
Te adoramos
Te glorificamos
Gracias damos a ti, por tu inmensa Gloria
Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Omnipotente
Señor Hijo Unigénito, Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre,
Que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros,
Que quitas el pecado del mundo, atiende nuestras súplicas,
Que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros,
Porque solo Tú eres santo,
solo Tú, Señor,
solo Tú, Altísimo Jesucristo,
con el Santo Espíritu, en la Gloria de Dios Padre. Amén.

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Missa Solemnis — is Latin for solemn mass, and is a name which has been applied to a number of musical settings of the mass, especially particularly serious or large scale ones. The following are notable examples: Missa solemnis (Beethoven) in D major (1823),… …   Wikipedia

  • Missa solemnis — Cette page d’homonymie répertorie les différents sujets et articles partageant un même nom. Missa Solemnis de Beethoven Messe sollenelle de Berlioz Missa Solemnis de Bruckner Messa solenne de Cherubini Messe en ut majeur de Haydn Messe n° 16 de… …   Wikipédia en Français

  • missa solemnis — or Missa solemnis /sol emˈnis/ noun High Mass • • • Main Entry: ↑missa …   Useful english dictionary

  • Missa solemnis — or Missa solemnis /sol emˈnis/ noun High Mass • • • Main Entry: ↑missa …   Useful english dictionary

  • Missa Solemnis — Der lateinische Begriff Missa solemnis bedeutet übersetzt „feierliche Messe“ und bezeichnet ein festliches Hochamt in der römisch katholischen Kirche. Eine große Messe geht sowohl im Umfang als auch in ihrer symphonischen Komposition weit über… …   Deutsch Wikipedia

  • Missa solemnis — Der lateinische Begriff Missa solemnis (auch „solennis“ oder sollemnis ) bedeutet übersetzt „feierliche Messe“ und bezeichnet eine besonders festliche und umfangreiche Vertonung mit entsprechender Besetzung des Ordinariums der Heiligen Messe,… …   Deutsch Wikipedia

  • Missa Solemnis —  Cette page d’homonymie répertorie les différentes œuvres portant le même titre. Missa Solemnis de Beethoven Messe sollenelle de Berlioz Missa Solemnis de Bruckner Messa solenne de Cherubini Messe en ut majeur de Haydn Messe n° 16 de Mozart… …   Wikipédia en Français

  • Missa Solemnis — (Lat. Solemn mass, also known as high mass )    Roman Catholic liturgical books specify that the solemn mass is to be considered the norm. No prayers are omitted, and almost all are sung, as well as the readings. In sacred music of the last three …   Historical dictionary of sacred music

  • Missa solemnis — Mis|sa so|lem|nis die; , ...ae [...sɛ ] <aus gleichbed. kirchenlat. missa solemnis, zu lat. sol(l)emnis »feierlich«> feierliches Hochamt …   Das große Fremdwörterbuch

  • missa solemnis — лат. [ми/сса соле/мнис] торжественная месса см. также missa …   Словарь иностранных музыкальных терминов

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”